Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

FAJER se reune en el Parlamento de Andalucía con los representantes de la ciudadanía andaluza para trasladar las reinvidicaciones de todas las personas afectadas por el juego patológico.

View the embedded image gallery online at:
http://amalajer.org/index.php#sigFreeId6a1e528e1e

La portavoz de Igualdad del Grupo Parlamentario Socialista, Soledad Pérez, ha anunciado este domingo en Córdoba que su partido registrará esta semana en el Parlamento andaluz una Proposición de Ley sobre prevención de juego patológico y protección de menores.

   En rueda de prensa, la socialista ha lamentado que diversos informes indican que el inicio del juego se sitúa a los 19 años mientras que el 50 por ciento de las personas con ludopatías reconocen que comenzaron antes de los 18 años. Al respecto, ha afeado que cada vez son más los espacios de apuestas que proliferan cerca de centros educativos o en zonas juveniles, lo que propicia que "los chicos entren impunemente".

   Igualmente, ha comentado que el 14 por ciento de los menores de entre 14 y 18 años han reconocido haber jugado "a pesar de estar prohibido", mientras que el seis por ciento lo ha hecho con dinero a través de internet. "En Andalucía hay 845 establecimientos autorizados de este tipo, pero estamos convenidos de que es un problema oculto sin respuesta de la administraciones porque muchas ponen diagnostico pero pocas antídotos", ha criticado.

Leer más: PSOE registra esta semana en el Parlamento una Proposición de Ley sobre prevención de juego y...

El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha recomendado al Gobierno que estudie, en colaboración con las comunidades autónomas, la prohibición total de la publicidad relacionada con el juego y de las apuestas en los medios de comunicación, radio, televisión e internet, salvo las loterías y apuestas de la Administración del Estado y de la Organización de Ciegos Españoles (ONCE).
De no optarse por la prohibición completa, la institución pide que se aumenten las franjas horarias en las que la publicidad queda prohibida, de modo que alcancen los horarios infantiles, y que no pueda utilizarse como reclamo publicitario la imagen de personas con notoriedad pública.

Estas son algunas de las recomendaciones dirigidas a los ministerios de Hacienda y de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en el marco de una actuación de oficio abierta ante la proliferación y la publicidad intensa de anuncios de juego y casas de apuestas, y que se han divulgado por medio de una nota de prensa.

Un fenómeno similar al consumo de drogas

En opinión del Defensor del Pueblo, el fenómeno de la difusión sin control del juego, y muy en especial si los jugadores son menores de edad, tiene unas características similares a las del consumo del tabaco o de drogas. En esta línea, ha recibido quejas de ciudadanos por la publicidad constante y continua en la televisión y medios online de anuncios de casas de apuestas.

Leer más: El Defensor del Pueblo eleva el juego online a un problema de salud pública

fuente: elconfidencial.com

Los salones de apuestas se han convertido en los nuevos 'after'. Brotan como champiñones y encima son legales. En cuanto despunta el sol los fines de semana, grupos de chavales de 18 y 20 años empalman la discoteca con el salón para que no termine la fiesta. Unos siguen bebiendo a cuatro euros la copa o a un euro la lata de cerveza. Otros toman un aperitivo, café y zumo gratis antes de meterse en la cama. El plan es inmejorable: hay alcohol barato, pantallas gigantes con fútbol, tenis y baloncesto y la emoción de ganar unos cientos de euros al instante en la ruleta.

"Lo normal es que cuando abres el local a las nueve de la mañana tengas a unos cuantos chavales 'de pedo' esperando para entrar. 'Vamos, que llegas tarde', te dicen de cachondeo. Algunos están todavía borrachos, te los encuentras en la calle con el cubata en la mano y lo primero que te piden es una cerveza. Se la toman, los fines de semana tenemos 3x2 en latas, comen algo y echan alguna apuesta. Los más jóvenes meten cinco euros en la ruleta y a ver qué pasa. El que se calienta puede meter 50 fácilmente", cuenta Alberto*, que trabajó durante varios meses en un salón de la española Codere al este de Madrid.

Lo normal es que cuando abres el local a las nueve de la mañana tengas a unos cuantos chavales 'de pedo' esperando para entrar

El salón de apuestas no solo es un 'after', también es el lugar perfecto para empezar la fiesta. "Te vienen al principio de la noche los viernes y sábados a calentar. Unos euros a la ruleta, unos cuantos cubatas a cuatro euros, unas palomitas y patatas fritas, y luego a seguir la fiesta por ahí. Mi salón cierra a la una de la madrugada y los chavales van pasando. Luego por la mañana alguno vuelve a ver si recupera lo gastado esa noche", cuenta Marta, que pasó 12 meses como técnica de sala en el extrarradio de la capital.

Una rápida a media mañana

Los días laborables, el ambiente es menos discotequero pero también es intenso a su manera. "A primera hora te viene gente de todas las edades a tomar un café gratis después de desayunar y a tirar una apuesta rápida. Algunos vienen justo antes de ir a trabajar, otros hacen un parón a media mañana para apostar y volver al trabajo, y otros se quedan toda la mañana, sobre todo los jubilados y algunos grupos de inmigrantes, especialmente rumanos y latinos", prosigue Alberto.

Leer más: Así es trabajar en un salón de apuestas: "Te vienen chavales con la mochila y cinco euros"

fuente: malagahoy.es

La Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Amalajer) nació en 1989. Desde sus inicios, Francisco Abad fue una de sus piezas claves. El actual presidente de la organización sufrió en carne propia la ludopatía y, tras rehabilitarse, quiso tender su mano para que otros salieran de su adicción al juego. Lleva tres décadas haciendo esta labor de manera altruista.

–¿La ludopatía sigue siendo un problema?

–Cada vez es mayor y de gente más joven. Antes eran personas de 45 a 50 años, de una profesión libre, generalmente autónomos, con tiempo libre o asalariados con estudios básicos. En los últimos tiempos, mayoritariamente las personas que vienen a tratamiento están entre los 25 y los 35 años, universitarios, muchos ni tan siquiera han accedido al mundo laboral y ya vienen con deudas grandísimas. Algunos tienen 22 ó 23 años y tienen ya la vida hipotecada por las deudas [de juego] sin haber comprado una vivienda...

–¿Y cómo puede un chico tan joven endeudarse de esa manera?

–Porque los bancos han cambiado el sistema de préstamos. Hay créditos de entre 3.000 a 6.000 euros para los que no piden la firma del cónyuge o de la pareja. Son préstamos personales. Así acumulan esos préstamos... Pueden sumar créditos instantáneos de distintas entidades; pueden acumular entre 30 ó 40 minicréditos que van de los 300 o 600 euros. Cuando se dan cuenta se han endeudado puede que en 30.000 euros. Es un problema grande y grave. Y por no hablar de los créditos ilegales, que también funcionan...

–O sea que tienen un problema de adicción y además la deuda...

–Exactamente, tienen la adicción y la deuda. Y el endeudamiento es un factor importante por el que a la persona le cuesta más trabajo iniciar la rehabilitación porque cree que va a resolver su problema con un golpe de suerte.

–¿Cuánta gente tratan en la asociación?

Leer más: España perdió una generación con la heroína; puede perder otra por el juego