Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

 

A LA MESA DEL PARLAMENTO DE ANDALUCÍA

 

Nacho Molina Arroyo, diputado, junto a los diputados y diputadas Teresa Rodríguez-Rubio Vázquez, Ángela Aguilera Clavijo, José Ignacio García Sánchez, Ana Villaverde Valenciano, Diego Crespo García, María Gracia González, Luz Marina Dorado Balmón, Vanessa García Casaucau, María del Carmen García Bueno y Maribel Mora Grande, abajo firmantes, conforme lo dispuesto en los artículos 123 y siguientes del Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente

 

PROPOSICIÓN DE LEY

 

PROPOSICIÓN DE LEY PARA LA DEFENSA DE LA INFANCIA Y LA JUVENTUD ANTE LA ADICCION A LOS JUEGOS Y EL RIESGO DE LUDOPATIA TEMPRANA.

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

I

 

 

 

El Estatuto de Autonomía de Andalucía reconoce en el art 9 de su Título Preliminar que “todas las personas en Andalucía gozan como mínimo de los derechos reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y demás instrumentos europeos e internacionales de protección de los mismos ratificados por España, en particular en los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y en la Carta Social Europea”.

 

Leer más: Proposición de Ley en Andalucía para defender a la juventud de la ludopatía

El Ayuntamiento de Algeciras aprobó en 2019 limitar la proliferación de estos locales y alejarlos de los centros infantiles y juveniles

Una oyente lamentaba en el programa la situación de una serie de locales en la Avda. Gesto por la Paz dedicados al juego y las apuestas. Estos establecimientos, un total de tres se encuentran a escasos metros unos de otros  frente a dos institutos el de El Saladillo y el de García Lorca. La oyente entiende que esto no es lo reglamentado y que estos locales deberían estar más alejados de la población estudiantil y especialmente de las zonas más deprimidas.

Daniel Moreno, portavoz socialista en el consistorio, ha recordado que "en 2019 presentamos una moción al Pleno municipal para frenar este problema y obtuvimos un compromiso unánime para trabajar en ello. Sin embargo, aún no se ha dado ningún paso para modificar el PGOU, ni cumplir ninguno de los puntos aprobados. Además hace unos días conocíamos que un nuevo local de apuestas tiene licencia para abrir en la avenida Gesto por la Paz, la barriada del Saladillo, una de las más azotadas por estos negocios".

En esta moción, a la que aludía Moreno, se limitaba la distancia entre las casas de apuestas y los centros juveniles e infantiles. "Sin embargo, el equipo del PP, una vez más, hace caso omiso de lo aprobado en pleno y permite la creación de un nuevo local de juegos frente a un instituto".

Leer más: Cada vez más Ayuntamientos decretan medidas para proteger a su juventud. Prohiben salones de...

fuente: abc.es

Se abre una puerta legal para su cierre temporal

Antes de que el Covid-19 hiciera saltar por los aires la normalidad conocida hasta el momento y reordenara las prioridades básicas, las protestas contra las casas de apuestas y la preocupación por su posible influencia en los jóvenes eran una constante en Madrid. Fruto de aquella preocupación vecinal, tanto la Comunidad como el Ayuntamiento de la capital iniciaron una campaña de inspecciones, cada uno en el ámbito de sus competencias. A pesar de la pandemia, la Agencia de Actividades municipal (ADA) continuó con la labor de vigilancia que en esta primera etapa se ha saldado con la detección de deficiencias urbanísticas en el 70 por ciento de los casos, según el informe del Área de Desarrollo Urbano.

Los vecinos del número 65 de la avenida Carlos Haya de Málaga están en pie de guerra desde que hace unos meses tuvieron conocimiento de que en los bajos se quería abrir una casa de apuestas. “No queremos algo así en el barrio, esta es una zona de paso de estudiantes y gente mayor, desde el primer momento entendimos que su ubicación aquí era intencionada”, explica Desirée Barberá, una de las inquilinas del bloque, que está a 300 metros del Hospital Universitario Carlos Haya, a 40 metros de la Ciudad Deportiva Carranque y que tiene en un radio de menos de 700 metros varios centros educativos. Al final de esa calle, a unos 150 metros, hay otro local de juego. Su distrito, Cruz del Humilladero, es el segundo de la ciudad con más establecimientos de este tipo: 18.

La oposición de los vecinos, respaldada por la Plataforma contra las Casas de Apuestas de Málaga, podría prosperar sin necesidad de más movilizaciones, ya que el Ayuntamiento (PP) iniciará este viernes la modificación de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para establecer una distancia de 500 metros entre las casas de apuestas y zonas de afluencia familiar, como centros educativos o deportivos, y suspenderá la concesión de nuevas licencias mientras dure la tramitación, que se calcula de un año. “Es una decisión que se adoptó por unanimidad del pleno y que creemos que entra dentro de nuestras competencias porque no estamos limitando la actividad, sino la instalación”, explica el concejal de Urbanismo malagueño, Raúl López Maldonado.

Leer más: Parches locales en la jungla legal de las casas de apuestas

Hablamos con un joven que ha dejado atrás su ludopatía y ahora es voluntario en una asociación: "Salía del salón de juegos, me sentaba en un escalón y me quedaba allí horas, sin hacer nada, porque no sabías qué había pasado"

Daniel (nombre ficticio) lo llegó a ver todo oscuro cuando se suponía que estaba en la mejor etapa de su vida. Con apenas la veintena era víctima de algo que nadie le explicó que le podía suceder. El juego lo era todo. Poker online, ruleta o apuestas deportivas copaban sus días. Trabajaba, exclusivamente, para gastarlo en eso. Por suerte ha rehecho su vida y mira al futuro con optimismo y, además, de forma generosa porque ayuda a otros jóvenes a tratar de salir de ese mundo en una asociación de jugadores en rehabilitación. Las administraciones están enfrascadas en los tribunales o en los despachos para tratar de definir cómo poner coto al aumento de los estímulos al juego en nuestra sociedad, al "¡apuesta, apuesta, apuesta!" o a la proliferación de casas de apuestas en plena ciudad. De hecho, Sevilla acaba de paralizar su limitación a ese tipo de establecimientos ante las amenazas de la Junta. Daniel, que sabe bien de lo que habla, ofrece un duro testimonio y avisa: "Tenemos ahora mismo una bomba en las manos y nosotros decidimos si la queremos pagar o la queremos explotar. Por lo que veo, lo único que se quiere es explotar. Y, cuando explote, nadie se hará responsable".