Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

En una proposición no de ley en el Congreso

Enlace a la proposición no de ley

  • La iniciativa contempla también la obligación de que se indique expresamente en el etiquetado y la publicidad si los videojuegos llevan asociados micropagos, y que éste tipo de videojuegos tengan clasificación para mayores de 18 años.
  • Entre el 6,1% y el 8,2% de los adolescentes españoles podrían ser adictos a los videojuegos.

Las diputadas Miriam Alconchel, Begoña Tundidor y Mª Aurora Flórez, junto a representantes de OCU y FEJAR.

Madrid, 24 de marzo de 2018.- La portavoz socialista de Consumo, Begoña Tundidor, la portavoz de la Comisión mixta para el estudio del problema de las Drogas, Mª Aurora Flórez, y la portavoz adjunta de Sanidad, Miriam Alconchel, ha presentado en el Congreso una proposición no de ley en el Congreso relativa a la adición a los videojuegos, junto a representantes de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y LA Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR).

Leer más: El PSOE reclama medidas para el estudio y el tratamiento de la adicción a los videojuegos

La prohibición de la publicidad de Juegos y Apuestas en horario protegido y la obligación de separar la publicidad del resto de contenidos son algunas de las medidas incorporadas al Proyecto de Ley Audiovisual de Andalucía en materia de regulación y de protección de los derechos de la ciudadanía, según la nota difundida. Unas iniciativas que la presidenta del CAA, Emelina Fernández, valoró muy positivamente en su comparecencia ante la Comisión de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática para exponer las aportaciones del CAA al Proyecto de Ley Audiovisual que se tramita en la Cámara autonómica andaluza.

Leer más: El Proyecto de Ley Audiovisual de Andalucía prohibirá la publicidad de Juegos y Apuestas en...

El móvil encima de la mesa, el sonidito recurrente de las notificaciones que llegan y, si estuviera en silencio, la vibración. El móvil como un miembro más de la familia y, como cada uno tiene uno, pues ya es más que numerosa. El móvil como una presencia ajena que, sin embargo, tiene consecuencias.

Aunque instituciones y expertos son reticentes a hablar de adicción cuando de jóvenes y telefonía inteligente se trata, la realidad es que los datos al respecto se recogen, por ejemplo, en la última Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España(ESTUDES 2016-2017) presentada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad el pasado 8 de marzo.

En ella se desglosa que un 21% de jóvenes españoles entre 14 y 16 años realiza un «uso compulsivo de redes sociales e internet». Porcentaje que aumenta a medida que son mayores, alcanzando el 22,3% en aquellos que tienen 16 años; en plena adolescencia. Además, esta cifra supone un aumento del 4,6% respecto al año anterior.

Leer más: Desenganche a su hijo del móvil: aún puede conseguirlo

Se ha publicado el estudio avalado por el Ayuntamiento de Málaga y ADEPA en el que ha participado AMALAJER

Lea estudio completo aquí

Se ha publicado el estudio avalado por el Ayuntamiento de Málaga y ADEPA en el que ha participado AMALAJER

Lea estudio completo aquí

fuente: elpais.com

Gobiernos y entidades crean programas para atender el creciente número de casos de abuso de las nuevas tecnologías, sobre todo entre jóvenes

Una madre sube al metro en Barcelona con un cochecito en el que monta su hijo de 3 años. El crío llora desesperado, grita que quiere el móvil. El niño no para hasta que la madre le da el teléfono. La paz vuelve de inmediato al vagón pero Gemma Garcia, que ha estado observando la escena, asegura que ahí puede estar la raíz de un problema mayor, un joven enganchado, el abuso de las nuevas tecnologías. "Lo veo a menudo, padres que dan el móvil al niño para que se calme, y eso no es nada saludable", explica Garcia, jefa de SPOTT, el centro de atención a drogodependencias para jóvenes de la Diputación de Barcelona.

El Ministerio de Sanidad ha incluido por primera vez en 2018 las adicciones a las nuevas tecnologías en el Plan Nacional de Adicciones. El Ministerio destaca que adolescentes y jóvenes son el principal grupo de riesgo, y que no debe confundirse el uso inadecuado con una adicción. El 18% de la población entre los 14 y los 18 años realiza un uso abusivo de las nuevas tecnologías, según datos del Gobierno. La Organización Mundial de la Salud no reconoce la adicción a las nuevas tecnologías aunque a partir de 2018 sí admitirá que existe la adicción a los videojuegos. Vega González, directora del centro de Atención e Investigación de Socioadicciones (AIS), corrobora que "todavía falta mucha investigación para que la OMS se plantee reconocer adicciones a redes sociales o similares. Pero que acepten la adicción a los videojuegos es una señal de hacia dónde vamos. Han abierto el melón". González estima que solo un 1,4% de la población usuaria a las nuevas tecnologías puede ser adicta, y que la edad de riesgo es entre los 11 y los 25 años. La organización contra drogodependencias Proyecto Hombre inició hace cuatro años su programa para las adicciones a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). En 2013 atendieron a 3 personas y en 2016 ya eran 51, y ninguna de ellas adulta, según Luis Bononato, presidente de Proyecto Hombre. En SPOTT han atendido una veintena de casos en dos años de especialización: al principio acudían sobre todo jóvenes de entre 18 y 19 años adictos a las apuestas online, pero la edad ha ido disminuyendo y la problemática diversificándose, según Garcia. Bononato explica que este año, por primera vez, todos los colegios que colaboran con Proyecto Hombre han pedido organizar sesiones informativas sobre abuso de las TIC.