Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

Se ha publicado el estudio avalado por el Ayuntamiento de Málaga y ADEPA en el que ha participado AMALAJER

Lea estudio completo aquí

fuente: elpais.com

Gobiernos y entidades crean programas para atender el creciente número de casos de abuso de las nuevas tecnologías, sobre todo entre jóvenes

Una madre sube al metro en Barcelona con un cochecito en el que monta su hijo de 3 años. El crío llora desesperado, grita que quiere el móvil. El niño no para hasta que la madre le da el teléfono. La paz vuelve de inmediato al vagón pero Gemma Garcia, que ha estado observando la escena, asegura que ahí puede estar la raíz de un problema mayor, un joven enganchado, el abuso de las nuevas tecnologías. "Lo veo a menudo, padres que dan el móvil al niño para que se calme, y eso no es nada saludable", explica Garcia, jefa de SPOTT, el centro de atención a drogodependencias para jóvenes de la Diputación de Barcelona.

El Ministerio de Sanidad ha incluido por primera vez en 2018 las adicciones a las nuevas tecnologías en el Plan Nacional de Adicciones. El Ministerio destaca que adolescentes y jóvenes son el principal grupo de riesgo, y que no debe confundirse el uso inadecuado con una adicción. El 18% de la población entre los 14 y los 18 años realiza un uso abusivo de las nuevas tecnologías, según datos del Gobierno. La Organización Mundial de la Salud no reconoce la adicción a las nuevas tecnologías aunque a partir de 2018 sí admitirá que existe la adicción a los videojuegos. Vega González, directora del centro de Atención e Investigación de Socioadicciones (AIS), corrobora que "todavía falta mucha investigación para que la OMS se plantee reconocer adicciones a redes sociales o similares. Pero que acepten la adicción a los videojuegos es una señal de hacia dónde vamos. Han abierto el melón". González estima que solo un 1,4% de la población usuaria a las nuevas tecnologías puede ser adicta, y que la edad de riesgo es entre los 11 y los 25 años. La organización contra drogodependencias Proyecto Hombre inició hace cuatro años su programa para las adicciones a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). En 2013 atendieron a 3 personas y en 2016 ya eran 51, y ninguna de ellas adulta, según Luis Bononato, presidente de Proyecto Hombre. En SPOTT han atendido una veintena de casos en dos años de especialización: al principio acudían sobre todo jóvenes de entre 18 y 19 años adictos a las apuestas online, pero la edad ha ido disminuyendo y la problemática diversificándose, según Garcia. Bononato explica que este año, por primera vez, todos los colegios que colaboran con Proyecto Hombre han pedido organizar sesiones informativas sobre abuso de las TIC.

Dentro del programa de elaboración de Guías clínicas específicas para Mujer, Jóvenes y juego on line y Juego y abuso de sustancias FEJAR celebrará un seminario de trabajo, en Fuenlabrada los días 3 y 4 de Marzo con los técnicos y profesionales que intervienen directamente con los afectados.

En formato Seminario servirá para intercambiar experiencias en el tratamiento realizado en las asociaciones así como elaboración de herramientas terapéuticas consensuadas entre todos los técnicos.

Leer más: FAJER participa en el Seminario de Intervención Técnica de FEJAR

Un estudio realizado a más de 6.000 chavales valencianos revela que la tasa de adicción de 'los menores de edad, que tienen prohibido jugar, triplica el % de la adicción de la población general.

Entrevista al Catedrático experto en Juego D. Mariano Chóliz en ETB

El Consejo de Ministros decidió en su última reunión incluir en la estrategia para luchar contra las adicciones el uso compulsivo de Internet por parte de los menores. Los datos entre los adolescentes son alarmantes: el 18% de los jóvenes entre 14 y 18 años usan la red como si no hubiera un mañana.

Leer más: La adicción al juego de los menores de edad, triplica la del resto de la población

Autora: Celina Clavijo. malagahoy.es

  • Jugadores en rehabilitación narran su viaje del placer al descontrol

  • "La diversión pasó a ser una obsesión; aposté hasta en la Liga de Israel", afirma uno de ellos

"Llegó un momento en que la enfermedad me controlaba a mí. Al principio era un hobby, hasta que la diversión pasó a ser una obsesión". Jesús comenzó a aficionarse a las apuestas deportivas con 23 años. Vivía atado a ellas y reconoce, sin ambages, que estaba enfermo. Al levantarse, lo primero que hacía era mirar el móvil. "No paraba de sonar. La batería me duraba medio día. Mi pareja pensaba que tenía una aventura. Jugaba a todo lo apostable. Me valía cualquier cosa con la que pudiera ganar dinero. Voleibol, hockey sobre hielo, baloncesto, fútbol americano... Llegué a apostar en la Liga de Israel. Yo creía que entendía. Unas veces ganaba y muchas otras perdía", recuerda.

Supo que se le había ido de las manos cuando sobrepasó la línea roja que siempre había creído tener prohibida: terminó robando dinero a su familia. Según sus cálculos, llegó a desembolsar 30.000 euros en unos cinco años. "Empecé gastando 100 euros al mes y fui aumentando. Cobraba 1.100 como comercial e invertía el sueldo íntegro", cuenta. Un golpe de suerte le permitió costearse el viaje de fin de estudios de la carrera. "Si perdieras la primera vez sabrías que todo es una mentira. Al principio lo haces de forma comedida, pero después pierdes la cabeza", reconoce.

JESÚS LLEVABA UNA DOBLE VIDA, ERA "EL HIJO Y EL NOVIO PERFECTO", PERO ESTABA "DESTROZADO"

Leer más: Me gasté en apuestas 30.000 euros y robé dinero a mi familia

fuente: malagahoy.es. Celina Clavijo.

Algunos usuarios, de mayor edad, están pendientes de juicio tras robar en el trabajo o incluso a su familia para obtener más dinero e invertirlo en las pujas 'on line'.

Juegan 1 euro, ganan 20 y repiten tantas veces como les permitan sus modestos ahorros o hasta que terminan convenciéndose -ellos o su familia- de que la excesiva dependencia que padecen les ha ganado la partida. Las apuestas deportivas a través de internet, en constante crecimiento, atraen ya a jugadores cada vez más jóvenes que acaban endeudados. Incluso a menores dispuestos a sacar beneficio -sin control- a sus pagas semanales y a echar horas de trabajo los fines de semana para conseguir más efectivo. Así lo constatan los profesionales que rehabilitan a estos usuarios, caso de la Asociación Malagueña de jugadores de Azar en Rehabilitación (Amalajer). "Hemos tenido chicos de 16 años, algunos de 14 y 15. En teoría no pueden jugar on line pero se inventan los datos para acceder. Nos llama la atención, sobre todo, las deudas que tienen sin apenas ingresos. Los más pequeños acuden por adicciones a videojuegos o a internet", recalcó Fernando Díez, uno de los dos psicólogos que forma parte de la asociación. Muchos, en palabras del presidente, Francisco Abad, también se citan en salones de juego por su afición a la ruleta electrónica.

Leer más: Las apuestas deportivas endeudan a jugadores de incluso 14 y 15 años