Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

fuente: malagahoy.es. Celina Clavijo.

Algunos usuarios, de mayor edad, están pendientes de juicio tras robar en el trabajo o incluso a su familia para obtener más dinero e invertirlo en las pujas 'on line'.

Juegan 1 euro, ganan 20 y repiten tantas veces como les permitan sus modestos ahorros o hasta que terminan convenciéndose -ellos o su familia- de que la excesiva dependencia que padecen les ha ganado la partida. Las apuestas deportivas a través de internet, en constante crecimiento, atraen ya a jugadores cada vez más jóvenes que acaban endeudados. Incluso a menores dispuestos a sacar beneficio -sin control- a sus pagas semanales y a echar horas de trabajo los fines de semana para conseguir más efectivo. Así lo constatan los profesionales que rehabilitan a estos usuarios, caso de la Asociación Malagueña de jugadores de Azar en Rehabilitación (Amalajer). "Hemos tenido chicos de 16 años, algunos de 14 y 15. En teoría no pueden jugar on line pero se inventan los datos para acceder. Nos llama la atención, sobre todo, las deudas que tienen sin apenas ingresos. Los más pequeños acuden por adicciones a videojuegos o a internet", recalcó Fernando Díez, uno de los dos psicólogos que forma parte de la asociación. Muchos, en palabras del presidente, Francisco Abad, también se citan en salones de juego por su afición a la ruleta electrónica.

Leer más: Las apuestas deportivas endeudan a jugadores de incluso 14 y 15 años

Uno de cada cuatro nuevos ludópatas que se acercaron el año pasado para recibir tratamiento a la Federación de Asociaciones de Jugadores de Azar rehabilitados (Fajer) es adicto a juegos digitales, sobre todo apuestas deportivas, una modalidad cuyo fácil acceso y anonimato está desbancando al juego tradicional.

Fajer cuenta con asociaciones en todas las provincias andaluzas y actualmente trata a unas 10.000 personas con problemas de adicción al juego, según los datos facilitados a Efe por su presidente, Francisco Abad, si bien en el último año el número de personas que accedieron por primera vez a tratamiento en estas asociaciones fue de 3.698 y el 23,8 % son adictos sólo a juegos de azar por internet.

Además, hay también casos de adictos a un juego tanto en su modalidad presencial como digital, como el bingo o las tragaperras, por lo que según explica Abad, el avance en reducir la ludopatía tradicional está siendo contrarrestado con un aumento de las adicciones al juego por internet, donde además se empieza "a edades muy tempranas", en torno a los 16 años.

No obstante, el número de menores que llega a las asociaciones es pequeño porque "tiene que venir con sus padres" que tienden a "minimizar" el problema o a darse cuenta tarde, normalmente cuando detectan que les han quitado dinero para jugar, porque "suelen ser chicos que están mucho tiempo solos en casa".

Leer más: Uno de cada cuatro nuevos ludópatas en tratamiento es adicto al juego digital

PROGRAMA

Viernes 26 de Enero

 

17,00 Recepción de Asistentes

17,30-21,00 Puesta en común de Asociaciones participantes

Leer más: Curso de Voluntariado de FAJER 27 y 28 de Enero en el Rincón de la Victoria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocerá el 'trastorno por videojuegos' como un trastorno mental grave a partir de este año, al incluirlo en el borrador de la Clasificación Internacional de Enfermedades, que saldrá a la luz en los próximos meses.

La institución líder global en cuestiones de salud pública describe la adicción a los videojuegos como un patrón de comportamiento "suficientemente severo" como para que acabe por invalidar a la persona en sus ámbitos social, familiar, educacional u ocupacional.

Este nuevo trastorno se caracteriza por un patrón de adicción al juego "continuo o recurrente" y, aunque todavía no se ha cerrado la definición, la OMS vincula su aparición a tres condiciones negativas: la falta de control sobre el juego, la prioridad del juego sobre las necesidades vitales y la continuación de la conducta. 

Falta del control sobre el juego

El primer síntoma implica que la persona no es capaz de controlar su conducta con respecto al videojuego ni de poner límites al tiempo que invierte en esta actividad. Tal y como apuntan los investigadores Kenneth P. Rosenberg y Laura C. Feder en su libro 'Adicciones conductuales', jugar a videojuegos no es patológico hasta que comienza a afectar a la calidad de vida del afectado.

Leer más: ¿Soy adicto a los videojuegos?

El joven perdió el control tras decirle su progenitora que no le podía ayudar a restablecer la conexión a la red, que se había interumpido por avería

Pasaba horas y horas delante del ordenador jugando a videojuegos y quedarse sin conexión a internet fue más de lo que podía soportar. Ésa es la aparente explicación de la última agresión de un hijo a sus progenitores, un adolescente de sólo 14 años que atacó a su madre y le clavó en la mano una cuchilla tras decirle ésta que no podía ayudarle a recuperar la conexión y que tenía que marcharse.

Ha sucedido en Granada y el menor ha sido ya ingresado en un centro de internamiento por orden judicial, donde va a ser examinado por especialistas para someterle a tratamiento ante lo que, desde el juzgado y desde la propia Junta de Andalucía, consideran un problema de adicción a las nuevas tecnologías.

Leer más: Internado en Granada un menor que agredió a su madre con una cuchilla tras quedarse sin internet