Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

Charla divulgativa sobre el juego de José Jiménez, presidente de ASEJER.

fuente: publico.es

La elevada recaudación tributaria del juego, superior a la del alcohol o la electricidad, provoca la tibieza de las administraciones con esta actividad adictiva hasta el punto de que Hacienda se marque como objetivo hacer de ella “una actividad socialmente sostenible” y anime a los ciudadanos a apostar.

¿Sale a cuenta ingresar más de 1.600 millones de euros al año en impuestos por los juegos de azar y las apuestas con las consecuencias sociales que está provocando la expansión de la ludopatía, cuya prevalencia alcanza magnitudes de salud pública para más de un experto?

En el caso de las administraciones hay una constante que da pistas sobre su posicionamiento real ante una cuestión de este tipo: las competencias sobre el juego recaen en los responsables de Hacienda, como ocurre en el Gobierno central y en algunas comunidades; o en los de Interior, como pasa en la mayoría de las autonomías. Pero en ningún caso lo hace en los departamentos de Sanidad o de Consumo. Es decir, que el juego es una cuestión de ingresos públicos o de orden público, pero no de salud pública.

Ese es uno de los principales factores que han favorecido la proliferación de los juegos de azar y las apuestas en España: el Estado y las comunidades autónomas se reparten cada año más de 1.600 millones de euros, mil de ellos para las segundas, procedentes de ese negocio, que al cabo del año genera un margen de casi 9.500 millones tras mover más de 46.000 en apuestas.

Esos registros sitúan el juego como el segundo vicio de los ciudadanos más rentable para las administraciones, por detrás del tabaco pero a mucha distancia de otros como el alcohol. Por encima, también, de los ingresos tributarios que se derivan de otros gravámenes, como los impuestos sobre la electricidad o, durante varios años, del IVA de las viviendas nuevas, según indican los informes de recaudación anuales de la Agencia Tributaria.

Leer más: Cuando los gobiernos ganan con las apuestas: los 1.600 millones de la vergüenza

Campaña de la EMT de Madrid.

Para tenerlo a mano han colocado los pastiches en el mismo lugar donde nos asimos a la barra.

Se trata de una medida temporal que durará hasta que se apruebe el nuevo decreto que regulará el sector en la región.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció este martes que la apertura de nuevos locales de juego y casas de apuestas en la región se suspenderá hasta que se apruebe el nuevo decreto de planificación y ordenación de usos del sector, un texto normativo en el que ya está trabajando la consejería de Justicia, Interior y Víctimas.

El Consejo de Gobierno decidió este martes acordar la tramitación urgente del decreto que dará cobertura a la moratoria que, según remarcó Díaz Ayuso, en ningún caso supone la "prohibición" ni la "paralización" de este tipo de establecimientos en Madrid.

Es más, la presidenta recordó que el juego es una actividad "perfectamente legal que está muchos puestos de trabajo" e hizo hincapié en que el Ejecutivo PP-Cs "es liberal" y está "a favor de la libre competencia".

Sin embargo, ninguna de estas circunstancias fue óbice para que Díaz Ayuso reconociera que los establecimientos de apuestas han proliferado en los últimos años y que hoy constituyen "un problema que se está cebando con los menores y con los sectores más vulnerables de la población". Es más, desde la Comunidad se citaron criterios de "defensa del interés general, la protección de los derechos de los usuarios y consumidores y las demandas de distintos colectivos y asociaciones" como determinantes a la hora de acordar la suspensión temporal.

Leer más: Madrid suspenderá la apertura de nuevos locales de juego y casas de apuestas

Caseta de ateción e información en la Parque de Huelín

View the embedded image gallery online at:
http://amalajer.org/#sigFreeId8afae8ac16