Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

Mujer Jugadora

ANEXO II.

Resultado del estudio/ muestreo sobre las características que llevan al juego a la mujer jugadora en AMALAJER. Diez han sido el número de jugadoras que han hecho el cuestionario.

- Las edades de las jugadoras patológicas están comprendidas entre 32 y 68 años

El estado civil de las jugadoras patológicas: 8 casadas, 2 divorciadas, 2 solteras y 3 en pareja de hecho.

- 13 tienen hijos, 2 no tienen hijos.

- Tipo de juegos: 13 de ellas bingo, 2 máquina tragaperras.

- Existen anacronismos en las edades de comienzo a jugar de las mujeres jugadoras:

6 de las jugadoras están en el intervalo de edad 20-30 años, 3 de ellas en el intervalo de 30-40 años, 4 jugadoras en el intervalo 40-50 años, 2 de ellas en el intervalo de 50-60 años.

- 12 de ellas comenzaron a jugar acompañadas de un familiar y 3 de ellas comenzaron a jugar solas.

- El horario en el que acudían a jugar con mayor frecuencia era: 4 de ellas en horario de mañana, 7 en horario de mediodia-tarde y 4 en horario de noche.

- 8 de las jugadoras patológicas, obtenían el dinero para jugar del sueldo de su trabajo, 4 de ellas de tarjetas y préstamos y 3 de ellas de la casa.

- 7 de las jugadoras patológicas, vendieron o empeñaron joyas, 4 de ellas llegaron a robar en el trabajo.

- Al pedirles que describieran su estado emocional y vital antes de ir a jugar, eligieron la mayoría de ellas las siguientes opciones:

  • 8 de ellas dijeron que se sentían muy tristes.
  • Para 9 de las mujeres jugadoras todo era muy monótono y rutinario, sintiendo mucho aburrimiento.
  • 6 de las mujeres jugadoras patológicas admitieron tener mucha insatisfacción vital.
  • 8 dijeron que se sentían poco comprendidas y solas( en relación con la pareja)
  • 7 jugadoras dijeron que echaban en falta más afectividad y comunicación con su pareja.
  • Solo 5 jugadoras decían sentirse muy poco eficaz ( autoestima baja)
  • El estrés y el agobio lo indicaron 6 jugadoras patológicas.
  • Antes del juego 4 jugadoras tenían ansiedad ya diagnosticada.
  • Antes de ir a jugar, 5 jugadoras tenían depresión diagnosticada.
  • 3 jugadoras dijeron que no le pasaba nada en particular antes de comenzar su adicción.
  • 2 de ellas comenzaron a jugar cuando las jubilaron.

- 10 de ellas han tenido ansiedad o depresión durante y después de su época de jugadora patológica.

- 6 están tomando fármacos actualmente (Para la depresión, la ansiedad y para dormir). 1 de ellas ha consumido drogas o alcohol antes/durante o después de jugar. 6 de ellas fuman.

- 7 decían sentir una gran soledad afectiva en sus vidas. 4 dijeron que tenían mucha soledad existencial y afectiva.

- 5 jugadoras no dijeron a nadie su problema por miedo a la crítica y por sentir vergüenza; 9 jugadoras si dijeron su problema y se sintieron apoyadas.

- 12 de las jugadoras patológicas, decidieron venir a la asociación porque no querían seguir jugando y querían cambiar de vida. En general, las deudas generadas a causa del juego discriminado, el robo a familiares o en el trabajo o el empeño de joyas han sido el detonante para tomar esta decisión.

- 12 de ellas si decidieron venir por su propia cuenta y 3 de ellas si fueron obligadas a venir por sus familiares más cercanos.

- la mayoría de las jugadoras habían tenido los siguientes síntomas somáticos a causa del juego indiscriminado

  • Insomnio.
  • Vómitos, diarreas, nauseas.
  • Falta de apetito.
  • Dolor de cabeza, de espalda.
  • Cansancio y apatía. Inquietud, nerviosismo
  • Alteraciones hormonales.

- 3 jugadoras se habían sentido fracasada en los roles como madre y como mujer. Otras 4 solo como mujer. En 4 casos, en todos los aspectos, como madre, como mujer, como esposa. Y una de ella en ninguno de los aspectos.

- 4 mujeres jugadoras no pensaron en el suicidio a causa del juego, 11 de ellas si lo pensaron y 5 de ellas además lo intentaron en alguna ocasión.

- 8 jugadoras no presentaban antecedentes de progenitores adictos. Mientras que 1 de ellas tenía madre alcohólica y padre jugador otra de ellas, 6 de ellas tenían padre alcohólico exclusivamente.

- 4 de ellas tuvieron necesidades de atención y de afectividad por parte de sus padres en la infancia, 4 de ellas necesidades económicas y 2 solo afectiva.

- Las relaciones con los padres en la infancia en general son definidas como malas por 6 de ellas, y 1 en especial con el padre. El padre es descrito por la mayoría de ellas como austero, machista, despegado emocionalmente y nada comunicativo. Sin embargo 9 de ellas afirman haber tenido buena relaciones con sus padres.

- Mientras que 11 de las jugadoras decían no haber recibido ningún tipo de maltrato por parte de sus progenitores en la infancia, 2 de ellas admiten que fueron psíquicamente maltratadas, 1 de ellas física, psicológicamente y sexualmente por parte de su padre.

-Todas trabajaban fuera de casa, del orden de 8-10 horas al día y la mayoría con nivel adquisitivo medio.(6 medio,3 bajo,1 alto).

- Todas afirmaron que se sentían solas en su casa

- 4 de ellas dependían de sus parejas económicamente y 11 dijeron que no.

- En cuanto a la dependencia emocional respecto de su pareja, 9 de ellas afirmaron que les ocurría y 6 que no era así.

- 9 de las jugadoras patológicas afirmaron que sus parejas habían tenido o tenían actualmente alguna adicción.

- 6 de las encuestadas decían haber encubierto muchas veces a sus maridos, habiéndose culpado ellas para no tener un ambiente conflictivo en su casa. El resto dijo que no.

- 8 comentaron que antes de ir a jugar no podían comunicarse con claridad y facilidad con sus parejas, 7 de ellas sí.

- A la pregunta si tu pareja ha ejercido algún tipo de violencia física, psicológica o sexual hacia ti, 5 dijeron que en alguna ocasión si les había ocurrido, el resto dijeron que no.

Descripción de la violencia psíquica por parte de las parejas dirigidas a las jugadoras:

- Desvalorización.

- Amenazas.

- Exigencias de obediencia.

- humillaciones en público.

- Destrucción de bienes. No tener acceso al dinero.

- Hacerte sentir culpable.

- Otras. Ignorarlas

- 9 de 15 fingieron sexualmente para evitar conflictos con sus maridos o parejas.

- Decían no sentirse apoyadas por sus parejas al saber su adicción al juego, 6 de ellas, 9 sí afirmaron sentirse apoyadas.

- 7 vienen solas al tratamiento, 8 de ellas vienen acompañadas por sus maridos.

- A 3 de las jugadoras sus parejas le habían reprochado el venir a terapias para salir de su adicción. Sin embargo 12, habían recibido apoyo.

- 12 de 15 habían descuidado obligaciones o tareas del hogar para irse a jugar.

- 7 de 15 de las jugadoras habían dejado en alguna ocasión de llevar a algún familiar al médico o a acompañarlos a alguna institución cuando lo habían necesitado por causa del juego.

 

Solo 6 de las jugadoras admitieron haber descuidado la alimentación de sus hijos en los siguientes aspectos:

  • Hacía la comida con alimentos menos nutritivos.
  • Solía repetir las comidas.
  • Las comidas eran poco sabrosas o frías cuando debieran ser calientes.
  • La hacía a deshoras.
  • Solía haber muy poca comida en casa.

- 13 de 15 jugadoras fueron antes de venir a buscar ayuda censuradas por familiares y amigos a causa de su juego indiscriminado.



- Según tu criterio, ¿qué le haría falta a la mujer jugadora, por parte de la familia/instituciones/médicos, para salir del problema?

- Que la pareja y familia apoye a la jugadora 100%.

- Más información, en especial en la TV, en los horarios de las mañana que es cuando la mujer está en casa. También que en las series de televisión, se trate con justicia estos temas

- Cree que la familia tendría que actuar con severidad y cariño. Mucha firmeza para ayudar al enfermo. Por parte de las instituciones que informen y hagan más publicidad (al igual que se ha hecho con el tabaco). Por parte de los médicos que tengan más información para ellos mismos y que actúen con un buen criterio.

- Más profesionales implicados en el tema. Le gustaría que hubiese más mujeres en terapia. Y cree que para ello se necesita más información.

- Haría falta un test en lugares claves para que los propios jugadores averiguaran si tienen problemas o no con el juego. Ella misma averiguó el nivel de adicción que tenía al hacer un test de juego en Internet. Antes creía que las características de ir a jugar para recuperar el dinero perdido pertenecían a su personalidad. Si ella hubiese leído el test antes, podría haberse dado cuenta de lo que le estaba pasando y ponerse manos a la obra mucho antes.

- Por otro lado, en los ambulatorios, al igual que se habla del tabaco deberían de tener más información, colgada en carteles.

-El médico debería saberlo para transmitir a más gente el problema y que famosos salgan a la palestra hablando de su problema si lo tienen públicamente