Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

Juan Andres Zamorano Farias

Ludopatía o juego patológico son términos para designar la enfermedad del jugador compulsivo, es decir, aquel individuo capaz de perderlo todo en juegos de azar, sin importar nada ni nadie.

La ludopatía es considerada por los psicólogos como una adicción, al igual como puede ser, por ejemplo, el uso contumaz y reiterativo de drogas psicoactivas u otro hábito considerado nocivo para el individuo y que a pesar de su efecto negativo provoca placer o gozo cuando se logra satisfacer. Recordemos que cualquier adicción reúne tres características básicas:

1.- Reiteración compulsiva de un hábito.

2.- El hábito causa daño o perjuicio a la persona.

3.- Satisfacerlo provoca placer.

El juego es una práctica tan antigua como el hombre. Los estudios demuestran que en todas las culturas y en todos los tiempos el ser humano ha desarrollado juegos de muy variada naturaleza (fuerza física, azar, deporte, ingenio, etc.)

Los animales también desarrollan juegos, pero más que nada limitados a sus habilidades físicas. Producto de la inteligencia, los humanos han ideado actividades lúdicas de mayor complejidad, donde interviene la astucia, la inteligencia, la intuición y el cálculo matemático de probabilidades.

Leer más: Juego Patológico o Ludopatía

Leer el ANUARIO DEL JUEGO DE LA FUNDACIÓN CODERE.

La edición es un documento fiable que ofrece una visión conjunta sobre la realidad de la industria del Juego Privado y Público en España.

 

El libro es obra del Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III de Madrid y de Fundación Codere.

Leer más: Publicado el Anuario del Juego en España de la Fundación CODERE

fuente: elmundo.es. PEDRO SIMÓN. LOGROÑO.

Tuvo su primer móvil cuando hizo la Primera Comunión y a los 15 estaba hasta la madrugada conectada a la mensajería instantánea

Su terapia actual: sólo puede encender el celular de tres a cuatro y de siete a ocho. Un día a la semana, los jueves, lo tiene prohibido

"Me quitaban el móvil y lloraba y gritaba como con la muerte de un ser querido"

No había nadie allí aunque estuviera rodeada de gente. No escuchaba nada aunque alguien la estuviera llamando a voces. No tenía hambre ni sed aunque llevara toda la mañana sin probar bocado.

Cuando Vanessa cogía el móvil y se ponía a teclear por WhatsApp como Jerry Lee Lewis incendiando un piano, el mundo real de la chica dejaba de existir.

-¿No atendías al timbre? ¿No escuchabas a tu madre? ¿Nada?

-Nada, nada. En ese momento para mí sólo pasaba lo que estaba allí dentro.

Allí dentro es un último modelo de la marca Huawei que, en su caso, tenía los mismos efectos que un buen chute de heroína: Vanessa estiraba el brazo desde la cama, cogía el celular de la mesilla, accionaba el émbolo de la contraseña, entraba en el torrente sanguíneo de la mensajería instantánea y allí se quedaba -los ojos glaucos al cabo de las horas-, absolutamente colgada durante todo el día.

«A lo mejor empezaba con el WhatsApp nada más levantarme y estaba hasta las tres de la madrugada sin parar. Encerrada en la habitación. Cuando me llamaban para ir a comer me lo llevaba al lado del plato y seguía mensajeando. Por la tarde continuaba en la habitación. Podían hablarme o decirme que lo dejara. Yo no hacía ni caso... No hacía otra cosa durante el día. A algunas amigas que tocaban a la puerta les decía que no me apetecía salir. La realidad es que no quería hacerlo porque sólo quería quedarme con mi móvil».

Hablamos con el suyo a cierta distancia (su madre se lo guarda). Sentados frente a frente en dos sillas. En la sala vacía de una entidad especializada de Logroño donde sigue con su tratamiento de deshabituación. Separados de su psicóloga por una pared. Con el Huawei en modo silencio.

Si a su madre le hubieran dicho que Vanessa acabaría ingresando para terapia en la Asociación Riojana para la Atención a Personas con Problemas de Drogas, jamás habría pensado que todo empezaría así: la niña con un vestido claro y aquel regalo de Primera Comunión.

Leer más: Adolescentes adictos al WhatsApp. Historia de Vanesa.

fuent: lavanguardia.com
  • R.G.S. es mileurista y aficionado al fútbol: “Empecé apostando 10 euros con amigos y ahora debo 10.000”

  • En el juego presencial se tardan 5-7 años en desarrollar la conducta patológica; en el on line, año y medio

Durante la Eurocopa del 2008, R.G.S. y un grupo de amigos decidieron apostar diez euros cada uno por la selección española a través de una plataforma de apuestas on line . Hoy, ocho años después, R.G.S. debe 10.000 euros y recibe tratamiento en la unidad de juego patológicodel Hospital de Bellvitge. “Entré por probar, con mis amigos, y dio la casualidad que España ganó la Eurocopa y nosotros, las apuestas; y pensé que era fácil, que apostando unas veces ganas 100 y otras 50, pero ganas, o pierdes pero menos que lo ganado, o que pierdes mil pero metes 500 para así recuperar todo lo perdido... Y de esa forma me gastaba más de la mitad de mi sueldo mileurista, todo el saldo de las tarjetas, el dinero que cobraba en B y que decía a mi mujer que no me habían pagado... Hasta tener una deuda de 10.000 euros y no poder usar la tarjeta de crédito para nada”, relata este joven de 37 años, casado y con un hijo. Y explica que todo ello sin ser consciente de tener un problema –“es normal jugar, la gente juega a la lotería, a la Once...”–, pero sí ocultando sus tejemanejes económicos y sus apuestas ajenas a la peña de amigos. “Si el Madrid jugaba a las ocho, a las siete y media buscaba una excusa para ausentarme un momento y apostar; o si estaba de tertulia, cogía el móvil y sin que me vieran apostaba; te aíslas de todo y sólo piensas en apostar, porque al principio apuestas 50 y te regalan 100, y ganas y eso engancha, y cuando has perdido tres veces quieres recuperar lo perdido, y aunque en las webs y en la publicidad te dicen que juegues con moderación, tú no lo piensas”, detalla.

Leer más: Las apuestas online son la segunda causa de tratamiento por adicción al juego

A los 13 años, muchos adolescentes españoles están ya apostando, a pesar de que es ilegal

La ‘eclosión’ es la acción súbita de brotar por parte de un ser vivo tras romper la envoltura que lo contenía. Las crías de algunos animales se libran de su huevo o capullo una vez que ha alcanzado el máximo nivel de desarrollo y están listos para nacer. En la fase de eclosión el gusano de seda rompe el capullo con objeto de segregar esa fibra natural. Del mismo modo, el polluelo rompe la cáscara del huevo incubado con el propósito de ‘buscarse la vida’ fuera de él.

Por analogía, la eclosión se refiere también a la aparición repentina e imprevista de una enfermedad, un movimiento social, cultural, político, etcétera. Un ejemplo es el Mayo francés del 68.

Los adolescentes actuales tienen una exagerada dedicación a los juegos de azar y online. Esto les predispone a incubar una ludopatía que acabará aflorando por una eclosión no natural y nunca vista hasta ahora. (Siempre se pensó que la ludopatía es una enfermedad de adultos). Los sorprendidos padres ya empiezan a alarmarse por los casos de ludopatía ‘prematura’. Y solicitan respuestas para sus preguntas:

–¿Qué es la ludopatía? ¿Por qué está llegando a los adolescentes?

La ludopatía o juego patológico es un impulso incontenible y persistente de jugar más y más, apostando dinero, a pesar de conocer sus perjudiciales consecuencias. La ‘necesidad’ de jugar y de recuperar lo perdido es tan fuerte que ocupa todo el tiempo libre y parte del tiempo familiar y laboral del jugador. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha reconocido como una enfermedad.

La ludopatía se inicia cada vez en edades más tempranas. A los 13 años muchos adolescentes españoles están ya apostando, a pesar de que es ilegal para menores de edad. Se puede hacer desde una aplicación instalada en el móvil y, por tanto, sin que nadie se entere.

La atracción que sienten los adolescentes actuales por los ídolos del deporte, unida a la publicidad, hace que las apuestas deportivas sean las preferidas. Algunas organizaciones regalan más de cien euros a los adolescentes para incitarlos a apostar por primera vez. Y es improbable que después no sigan apostando, tanto si ganan como si pierden.

–¿Los hijos que entran en internet y en las redes sociales tienen siempre el riesgo de llegar a ser ludópatas?

Leer más: La eclosión de ludópatas prematuros

Este domingo se ha clausurado el encuentro que la Federación Andaluza de Jugadores de Azar en Rehabilitación (FAJER) ha venido celebrando durante dos días en El Rompido con un éxito de organización.

A la presentación de la convivencia de FAJER asistieron la Jefa de Inserción Social de la Junta de Andalucía en Huelva, la concejala de Igualdad y Políticas Sociales del Ayuntamiento de Huelva y el diputado de Costa de la Diputación onubense.

La Psicóloga de la Asociación Onubense de Jugadores de Azar En Rehabilitación (AONUJER), Doña Dolores Gómez Noguera, abrió la Conferencia de FAGER con un tema que versó sobre la “Motivación del Familiar en el Proceso de Rehabilitación del Adicto, fue muy participativa por parte de las 230 personas asistentes al acto, ya que se ponen en practica en la Terapias de Autoayuda en las distintas Asociaciones Andaluzas perteneciente a FAJER.

También se celebró un acto para conmemorar el XXV ANIVERSARIO DE AONUJER, en el que se reconoció a Abad y Maribel Pacual su trabajo por ser los más antiguos del movimiento de Jugadores de Azar Rehabilitados en Andalucía. Así, se hizo entrega por parte del Presidente de AONUJER de una carabela y un ramo de flores.

Asimismo se hizo un recorrido de los XXV años que lleva funcionando en Huelva esta Asociación el 13 de Junio de 1991, acto segudido se le dio un recuerdo de la estatuilla de la Fe Descubridora y un ramo de flores los fundadores. Finalmente se degusto una tarta con la oblea del evento.

Durante la mañana del sábado, el psicólogo Antonio Garcia Patiño, ofreció una ponencia con el titulo “el control emocional y de impulsos”, con gran aceptación por parte de los asistentes. Seguidamente la Abogada de AONUJER, ´María Rengel Morón, impartió la conferencia “El derecho a la igualdad, una realidad”, bien aceptada por todos los asistentes y con una participacion activa por lo novedoso del Tema.

Leer más: Éxito de participación y organización en la LIV Convivencia de FAJER en El Rompido