Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

fuente: malagahoy.es. Autora: CELINA CLAVIJO.

  • Expertos denuncian la “facilidad” que tienen los jóvenes para acceder a créditos rápidos de hasta 6.000 euros

  • Piden la implicación de las familias, para que tomen conciencia de la adicción de sus hijos

    Universitarios de Málaga se dejan la beca en salones de juego

Desde universitarios que se juegan la beca de estudios en la ruleta hasta otros que apuestan el último céntimo que han ganado echando horas en su primer trabajo. Ese es el perfil del nuevo ludópata que está necesitando terapia en la Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Amalajer), cuyo presidente, Francisco Abad, reconoce que son cada vez más los estudiantes que viven solos y dejan a su suerte “los pocos ingresos que tienen”. “Está siendo el principal problema. Algunos llevan poco tiempo en contacto con el mundo laboral y ya tienen deudas muy altas”, advierte.

Los adolescentes han normalizado el juego. El fácil acceso a las apuestas deportivas y juegos de azar (ruleta, póker y maquinitas, principalmente) suele estar detrás de las adicciones de un público cada vez más joven. Los expertos detectan ya incluso a menores que aprovechan la hora del recreo en el instituto para apostar en salones de juego con el carné de identidad del compañero que ya tiene la mayoría de edad. “Es muy frecuente ver a grupos en las puertas de estos locales hacia las 12 de la mañana”, afirma el responsable de la asociación, que atiende a unos 350 usuarios con adicciones paralelas tanto al juego online como presencial. Porque el uso descontrolado de esta doble modalidad –según alerta– va en aumento. “Antes veíamos a personas que jugaban online y hoy también lo hacen en salones por el hecho de que allí cobran el premio de inmediato. Eso es un atractivo”, explica Abad, que entiende que muchos de los afectados se adentran en el mundo de las apuestas “porque su grupo de iguales lo hacía por entretenimiento y, al final, ellos se han apartado y han seguido jugando de forma más frecuente, hasta que terminan enganchados”.

 

“Hay jóvenes que han conseguido 70 u 80 créditos con intereses abusivos”, alertan

Leer más: Universitarios malagueños que se juegan la beca en la ruleta: así es el nuevo ludópata

Un vecino alertó de la situación y los agentes comprobaron con las cámaras de seguridad del establecimiento que los progenitores llevaban al menos 24 minutos en el interior

fuente:diariosur.es

Media tarde del pasado sábado. Un vecino de Torre del Mar comprueba que en el interior de un coche aparcado hay tres menores, aparentemente solos, en la calle Cipriano Maldonado. Llama rápidamente a la Policía Local, que no tarda en desplazar a una patrulla. El denunciante les dice que no es la primera vez que ve a estos menores en esta misma situación, que cree que los padres están dentro de un salón de juegos cercano, desde hace al menos una hora y que por eso se ha decidido a llamar.

Los agentes comprueban que efectivamente los menores están solos, aunque en aparente buen estado de salud. A los pocos minutos salen del local los dos progenitores, de 33 años él y 32 ella, que manifiestan que «habían entrado un instante al baño del salón de juegos». Sin embargo, cuando los agentes les advierten de que lo comprobarían con las cámaras de seguridad, cambian de versión y dicen que ella había entrado «un instante porque se encontraba con el periodo» y que él sí «llevaba una hora jugando en el interior».

Leer más: Dejan a sus tres hijos menores encerrados en el coche para irse a jugar al casino en Torre del Mar

AMALAJER CONDENA TODO TIPO DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Violencia económica: Consiste en lograr o intentar conseguir la dependencia financiera de otra persona, manteniendo para ello un control total sobre sus recursos financieros, impidiéndole acceder a ellos y prohibiéndole trabajar o asistir a la escuela.

 

Violencia psicológica: Consiste en provocar miedo a través de la intimidación; en amenazar con causar daño físico a una persona, su pareja o sus hijas o hijos, o con destruir sus mascotas y bienes; en someter a una persona a maltrato psicológico o en forzarla a aislarse de sus amistades, de su familia, de la escuela o del trabajo.

 

Violencia emocional: Consiste, por ejemplo, en minar la autoestima de una persona a través de críticas constantes, en infravalorar sus capacidades, insultarla o someterla a otros tipos de abuso verbal; en dañar la relación de una pareja con sus hijas o hijos; o en no permitir a la pareja ver a su familia ni a sus amistades.

 

Violencia física: Consiste en causar o intentar causar daño a una pareja golpeándola, propinándole patadas, quemándola, agarrándola, pellizcándola, empujándola, dándole bofetadas, tirándole del cabello, mordiéndole, denegándole atención médica u obligándola a consumir cualquier sustancia, así como empleando cualquier otro tipo de fuerza física contra ella. Puede incluir daños a la propiedad.

 

Violencia sexual: Conlleva obligar a una pareja a participar en un acto sexual sin su consentimiento.

fuente: elespanol.com

La Asociación Amalajer trata cada año en Málaga a 400 personas con una seria adicción patológica a los juegos de azar, conocida como ludopatía

Lande Ruiz posa en el interior de la sede de la Asociación Amalajer.

Lande Ruiz Fernández jugó por primera vez a la ruleta con 18 años recién cumplidos. El joven, natural de Almáchar, quería celebrar la mayoría de edad y decidió ir al Casino Torrequebrada de Benalmádena en compañía de su grupo de amigos. Ruiz sabía del lugar por un conocido que se dedicaba a apostar al póker. Sus compadres y él simplemente se echaron unas risas. Esta vez no pasó de ahí. 

Sin embargo, tiempo después volvió a jugar. Este vecino de Málaga capital asumió las apuestas deportivas con amigos como una afición y se acostumbró a ir solo a los salones de juego. "Hay gente que se lo toma como un hobby sin saber hasta dónde puede llegar eso. Yo he jugado a todo: apuestas deportivas, carrera de caballos, juego online", se lamenta. El juego casi destroza su vida y lo aleja de sus seres queridos, además de llegar a tener una deuda de 50.000 euros.

Lande es una de las 400 personas con una seria adicción patológica a los juegos de azar, conocida como ludopatía, que cada año trata la Asociación Amalajer. Esta asociación malagueña, que se autofinancia gracias a las cuotas de sus socios, presta un servicio fundamental a la comunidad en su sede en Avenida del Obispo Ángel Herrera Oria: ofrece tratamiento de dos años a estas personas y sus allegados a través de terapias de grupo y psicólogos.

Leer más: Lande Ruiz, adicto al juego en rehabilitación: "Llegas a pensar en robar y en delinquir para jugar"

La presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, ha destacado este martes la labor "impagable" de apoyo, acompañamiento, asistencia y prevención" que realiza la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fajer).

"Quiero empezar agradeciendo, en nombre de todo el Parlamento de Andalucía, lo que hacéis desde la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados. Por esa labor impagable de apoyo, de acompañamiento, de asistencia y de prevención. Y por ese compromiso extraordinario en la lucha contra la adicción al juego", así ha comenzado su intervención Marta Bosquet, en un acto en el Parlamento con motivo de la presentación de la campaña del próximo 29 de octubre, 'Día sin Juegos de Azar', donde se ha leído un manifiesto.

La presidenta del Parlamento se ha referido al problema "muy grave" que supone el juego patológico, un "problema no siempre entendido y una realidad compleja, extremadamente dura, que destroza vidas y rompe familias y que, además, por la falta de comprensión y por no entenderse en muchos casos como enfermedad, recoge un fuerte estigma social que no hace sino dificultar la recuperación".

Leer más: El parlamento de Andalucía aplaude la labor impagable de apoyo y asistencia de la Federación...

El Ayuntamiento de Málaga impide la apertura de dos salones de juego próximos a dos colegios

Los locales pretendían abrir en la plaza Conde de Ferrería y en la avenida de Carlos Haya, a menos de 150 metros de centros educativos