Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

El perfil general del adicto es una persona mayor de 34 años, cuyos estudios no superan la educación secundaria y que consume varias sustancias. La cocaína, el alcohol y la heroína son las más frecuentes.

Los datos sobre el consumo de drogas que anualmente realiza UNAD, la Red de Atención a las Adicciones, vuelve a arrojar datos preocupantes. Este informe realiza una profunda radiografía sobre los perfiles de consumidores, así como las sustancias más populares entre los adictos. Las mujeres que acudieron a este servicio de atención a drogodependientes el año pasado se concentran principalmente entre los 34 y 49 años. El nivel máximo de estudios alcanzados es la educación primaria, 32%, en menor medida la secundaria, 23% y un 9% tiene estudios universitarios. Las sustancias más consumidas son el alcohol y la cocaína y la a situación ocupacional más frecuente es el desempleo, el 41% . Tan solo el 31% posee un empleo.

En relación a los hombres, el tramo de edad más frecuente está entre los 34 y 49 años. El nivel mayor de formación obtenida es la educación primaria, 29%, y la secundaria, un 28%. Un 9% ostentan titulación universitaria. Casi tres de cada cuatro hombres atendidos son policonsumidores y la sustancia que consumen principalmente es la cocaína, 30%, seguida por la heroína, 20%. El 33% se encuentran en situación de desempleo y, el 47% trabaja.

Leer más: Las mujeres adictas son más reacias a pedir ayuda que los hombres

Cuando una clienta le denunció, reveló que había calcado el sistema con otras siete personas que no sabían que les faltaba dinero

Tábara  en Zamora, tiene poco más de 700 habitantes. Todos se conocen y el director de la sucursal del Banco Popular del pueblo no era una excepción. Esa confianza se encuentra en el origen de los hechos que le han conducido a una condena por sustraer durante años elevadas cantidades de las cuentas de al menos ocho de sus clientes más ancianos. El banquero se apropió de casi 700.000 euros de sus ahorros para destinarlos al juego. Sufría un trastorno de ludopatía que ha sido esgrimido a su favor para atenuar la pena.

El acusado, que no tenía antecedentes penales, fue durante cinco años el único empleado de la entidad. La denuncia de una de las afectadas puso fin, en enero de 2020, a las sustracciones repetidas de cantidades variables. Cuando se destapó este caso, reconoció lo que estaba haciendo y, aunque solo había sido denunciado por la desaparición de cantidades de una cuenta, reveló que había calcado el sistema con otras siete personas. "De las restantes apropiaciones no se tenía noticia hasta entonces", dice la sentencia.

Leer más: Condenado un director de banco ludópata que robó casi 700.000 euros a ocho ancianos

fuente: elpais.com

El hospital madrileño cuenta con el primer centro público para la prevención, tratamiento e investigación de las dependencias “sin sustancias”

Equipo adicciones tecnológicas del Hospital Gregorio Marañón

No es lo mismo sacar el móvil para deslizar de forma compulsiva entre una aplicación y otra mientras se espera el metro que sufrir un ataque de ansiedad cuando se queda sin batería o conexión a internet. Tampoco se puede comparar jugar hasta tarde a los videojuegos con pasar de comer y ducharse por la imposibilidad de dejar un partido sin terminar. En un caso, se trata de personas que han desarrollado un vínculo intenso a actividades que les dan placer y a las que no quieren renunciar. En el otro, hablamos de pura adicción: no es que no quieran dejarlo, es que no pueden.

“El problema es que a día de hoy la gente llama ‘adicción’ a cualquier cosa, pero es mucho más complejo. Si sacas el móvil y te pones a mirar la pantalla mientras hablas con otra persona, no eres adicto, simplemente eres un maleducado”, sentencia Francisco Ferre Navarrete, director de la clínica AdCom, el primer centro público para la prevención, tratamiento e investigación en adicciones comportamentales en el instituto de Psiquiatría y Salud Mental del hospital Gregorio Marañón, que abrió sus puertas el pasado 26 de julio. Tras su primera semana de actividad, ya cuenta con 15 pacientes —el 75% de las personas que participaron en el primer cribado—, que van a empezar un tratamiento contras adicciones al sexo y a las apuestas en línea, y las compras compulsivas.

Leer más: Una unidad especial del Marañón empieza a tratar a los primeros 15 pacientes adictos a las nuevas...

Gracias al diario Malaga Hoy por darle visibilidad a esta lacra que sufren nuestra juventud

Varios de los jóvenes identificados mostraron DNI falsificados, mientras que otros enseñaron los carnés de familiares que sí son mayores.

14 años. Esa es la edad con la que los menores de edad comienzan a jugar, según establece el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones. Se trata de una realidad palpable en la sociedad, en la que se ha detectado la presencia de estos jóvenes en salones de juego. Esto también ocurre en Málaga, donde la Policía Local ha puesto en marcha una campaña de inspecciones tras detectarse varios casos de chicos con menos de 18 años apostando en el interior de estos negocios tras falsear su identidad.

Según han indicado las fuentes consultadas por este periódico, la iniciativa comenzó hace unos meses ante la sospecha de que en estos negocios había menores de edad que entraban y realizaban apuestas. La campaña de inspección no tardó en arrojar resultados.

De esta forma, los policías locales han intervenido en varios salones de juego de la capital, ubicados en barriadas como Carretera de Cádiz, Los Guindos o Pavero. En ellos se ha sorprendido a menores de edad jugando, algo que está completamente prohibido.

Leer más: La Policía Local de Málaga inspecciona salones de juego al sorprender a menores apostando tras...