Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

El número de ludópatas se ha triplicado en tres años - AMALAJER atiende en Málaga a 549 usuarios - El perfil del jugador adicto ha cambiado y ahora ronda entre los 20 y los 30 años

En los últimos seis años, los juegos de azar han experimentado una notable evolución que da como resultado un aumento, más que significativo y preocupante, en las cantidades jugadas, el número de jugadores activos y un cambio significativo en el perfil de los mismos. Los datos que anualmente ofrece la Dirección General de la Ordenación del Juego reflejan como el auge de las casas de apuestas y las apuestas en línea han catapultado estas cifras, situando las apuestas como el juego de azar predilecto de los adictos al juego, seguidas de los casinos y el póquer.

Esta tendencia al alza aumenta, por consecuencia, el número de personas que sufren ludopatía. Esta fue reconocida como una enfermedad por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1992.

Leer más: Las casas de apuestas disparan el número de jugadores patológicos

La Federación de Jugadores de Azar en Rehabilitación (FAJER) realiza el siguiente manifiesto con motivo de la celebración del “29 de octubre, Día sin Juego de Azar”:

1.- Requerimos la instauración de control de acceso riguroso prohibiendo el paso a personas autoexcluidas a los locales donde se encuentran ubicadas terminales de juego u apuestas. Instando a las Administraciones a meditar sobre la posible instalación de controles tecnológicos que garanticen el cumplimiento de la norma.

2.- Exigimos que las Administraciones dedique los fondos suficientes al movimiento asociativo para garantizar y preservar un tratamiento digno a todas aquellas personas que se encuentren superando la adicción. La Junta de Andalucía recaudó durante el año 2018 la cantidad de 150,2 millones de euros por tasas de juego.

3.- Rogamos que el control de acceso a los salones de juego sea competencia tanto de la Policía Local, como de la Policía Autonómica y ambos cuerpos de seguridad tengan potestad de sancionar a aquellos que no cumplan la ley.

4.- Solicitamos la regulación de todo tipo de publicidad de juego de azar. Instando a la Administración al cumplimiento de la Ley Audiovisual de Andalucía que establece una franja horaria de protección durante la cual, los medios no pueden emitir contenidos que perjudiquen en el desarrollo de los menores.

5.- Reclamamos la necesidad de legislar una distancia mínima entre los centros educativos y los locales de juego. Si no fuere posible dicha medida instamos a la Administración que imponga una franja horaria de apertura que no coincida con horarios lectivos con ánimo de proteger los menores.

6.- Requerimos a la Administración que imponga medidas sancionadoras ejemplares a los locales de juego que permitan la entrada a menores de edad. Ante esta situación que se repite de forma continuada en algunos locales exigimos ningún tipo de tolerancia con la intención de garantizar la protección de los más jóvenes.

Leer más: Manifiesto del Día sin Juego 2019

Amalajer, organización de Málaga para la rehabilitación de estas personas, condena el rechazo a la proposición de ley andaluza que prevenía el juego patológico

  • En tratamiento hay unos 400 pacientes, pero alertan que los número están subiendo
  • En Málaga hay varios centros educativos a menos de 500 metros de salones y los jugadores son cada vez más jóvenes
  • Piden regular o prohibir la publicidad sobre este tipo de apuestas y juegos

“Desamparados”, así es como se sienten en la Asociación Malagueña de Jugadores de Azar En Rehabilitación (Amalajer). Después de que el Pleno del Parlamento andaluz rechazase el pasado miércoles 9 de octubre, con los votos del Partido Popular, Ciudadanos y Vox, la proposición de ley del PSOE, que fue apoyada por Adelante Andalucía, que pretendía limitar las salas de juegos y apuestas y prevenir el juego patológico.

“Parece ser que no es suficiente que estén jugando los menores y no se le da importancia al número que son”

La propuesta, entre otros puntos, establecía que “en ningún caso se podrán otorgar autorizaciones para instalar establecimientos específicos de juego a menor distancia de 500 metros de colegios públicos o privados, parques infantiles, lugares de ocio juvenil, polideportivos o estadios deportivos”. Además, de contemplar el incremento del control de acceso a los menores a estas salas, por lo que se prohibirá el juego y la entrada de menores acompañados por un adulto, aunque sea su tutor. Esta medida se extiende a personas con discapacidad o a aquellas personas que tiene mermadas su voluntad por una cuestión de alcohol o drogas.

Leer más: Amalajer se siente “desamparada” por la Junta de Andalucía

Los jugadores volvemos a perder el PP, CS y VOX, no son solidarios con el colectivo de jugadores patológico

El Pleno del Parlamento andaluz ha rechazado este miércoles, con los votos de PP-A, Ciudadanos y Vox, la toma en consideración de una proposición de Ley planteada por el PSOE-A, cuya tramitación sí ha sido apoyada por Adelante Andalucía, en la que se proponía la modificación de la normativa andaluza sobre el juego y las apuestas y de la Ley que regula la Radio Televisión de Andalucía (RTVA), a fin de prevenir el juego patológico que está afectando a muchos jóvenes en la comunidad.

El PSOE-A considera urgente hacer una modificación normativa que aborde la proliferación de los centros autorizados y que regule la publicidad de estas actividades para que "proporcione respuestas a la preocupación creciente por el impacto del juego sobre la sociedad en su conjunto, y sobre la juventud en particular", según ha manifestado la diputada del PSOE-A Soledad Pérez en defensa de la iniciativa.

En concreto, proponía a través de su proposición de ley que se incluyera en la Ley del juego y apuestas de Andalucía, en el artículo uno, un apartado dedicado al juego patológico que comprenda que la Junta tenga que promover la sensibilización, información y difusión a través de campañas que adviertan del potencial adictivo de los juegos de azar, y garantizar la asistencia y el apoyo psicológico y social de los afectados, además de colaborar y financiar a las asociaciones de personas afectadas y facilitar la formación específica del voluntariado.

En virtud de la modificación planteada por el PSOE-A, la Junta debería promover el tratamiento integral de la ludopatía dentro de la Red pública de adicciones, formando a profesionales y facilitando asesoramiento jurídico a los usuarios; y poner en marcha una estrategia para la prevención de la ludopatía, incorporando medidas de prevención y atención al juego patológico, con campañas escolares y un plan de inspección en adicciones.

Leer más: El Parlamento de Andalucía rechaza propuesta de Ley del PSOE-A sobre medidas para prevenir el...

fuente: cuartopoder.es

  • "Como si fueran pocas las carencias de nuestros barrios humildes arrojados a la marginalidad y exclusión, ahora llegan las casas de apuestas"
  • "En la televisión, con la intervención de personajes relevantes, se hace un todo donde es muy difícil distinguir las críticas y debates de la promoción de las apuestas"
  • "Las casas de apuestas se ubican cerca de centros educativos y de ocio, buscando atraer a una juventud empobrecida, sin futuro y carente de alternativas"

Óscar Mitillo, coordinador Área Marginación Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

A todas horas, en los diversos medios de difusión, es imposible encontrar un evento deportivo que no se encuentre saturado antes, durante y después, por anuncios de apuestas deportivas. En la actualidad, 19 de los 20 clubes de la Primera División de La Liga lucen en sus camisetas una publicidad de este tipo. Sus anuncios son continuos en la publicidad estática de la mayoría de los estadios o pabellones deportivos.

Con la intervención de conocidos presentadores, periodistas y deportistas, le dan el adecuado vestido de credibilidad y de normalidad, consiguiendo hacer un todo donde es muy difícil distinguir las críticas y debates deportivos de la promoción de las apuestas. Los bolsillos de los operadores de juegos de azar se hinchan de beneficios provenientes de apostantes, muchas de cuyas familias terminan  hundidas en la miseria. Con la trillada frasecita "juega con responsabilidad", pretenden cínicamente salvar la propia, trasladando el problema al eslabón más débil: el jugador.

¿Vicio o adicción?

Según el Estudio sobre Prevalencia de Juego en 2015 (Dirección General de Ordenación del Juego dependiente del Ministerio de Hacienda), el 3,5% de las personas que apostaron, son jugadores en riesgo, con algún tipo de problema o incluso con patologías relacionadas con los juegos de azar. El juego patológico (la adicción a los juegos de azar, también conocida como ludopatía), está recogido por la Asociación Americana de Psiquiatría en su Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales DSM 5 como un trastorno adictivo.

Leer más: Apuestas deportivas: la nueva adicción al servicio del negocio

fuente: malagahoy.es

  • Una madre recorría locales para rescatar a su hijo y otra pagó miles de euros de la deuda del suyo

  • Los efectos son problemas judiciales, economías hipotecadas y divorcios

El relato de una madre sobrecoge. Su hijo, a los 20 años, ya era ludópata. Así que ella recorría los salones de juego buscándolo para rescatarlo. Y cuando no lo encontraba, intentaba rescatar a otros tan jóvenes como él. Es uno de los testimonios que se escuchan durante una sesión de terapia de la Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Amalajer). Con voz entrecortada afirma que en aquellos locales, pese a que está prohibido, “había menores”.

Los testimonios de vidas rotas por la ludopatía se suceden. En la sala hay medio centenar de personas, entre familiares y afectados. Hay hombres, mujeres, jóvenes, mayores... El presidente de Amalajer, Francisco Abad, aclara que esta enfermedad no respeta edad, sexo ni clase social. Y lejos de retroceder, avanza.

“Antes el juego era presencial y los locales abrían un determinado número de horas. Ahora, con el juego on line está las 24 horas”, advierte. Y además, el jugador no sólo puede apostar en el bingo de su ciudad, sino en cualquier parte del mundo. Según Abad, estos cambios han propiciado un descenso de la edad de los ludópatas. Hace unos años, la media del jugador patológico era de 45 a 55 años y en la actualidad, de 25 a 35.

Leer más: Testimonio de vidas rotas por la ludopatía