Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

fuent: lavanguardia.com
  • R.G.S. es mileurista y aficionado al fútbol: “Empecé apostando 10 euros con amigos y ahora debo 10.000”

  • En el juego presencial se tardan 5-7 años en desarrollar la conducta patológica; en el on line, año y medio

Durante la Eurocopa del 2008, R.G.S. y un grupo de amigos decidieron apostar diez euros cada uno por la selección española a través de una plataforma de apuestas on line . Hoy, ocho años después, R.G.S. debe 10.000 euros y recibe tratamiento en la unidad de juego patológicodel Hospital de Bellvitge. “Entré por probar, con mis amigos, y dio la casualidad que España ganó la Eurocopa y nosotros, las apuestas; y pensé que era fácil, que apostando unas veces ganas 100 y otras 50, pero ganas, o pierdes pero menos que lo ganado, o que pierdes mil pero metes 500 para así recuperar todo lo perdido... Y de esa forma me gastaba más de la mitad de mi sueldo mileurista, todo el saldo de las tarjetas, el dinero que cobraba en B y que decía a mi mujer que no me habían pagado... Hasta tener una deuda de 10.000 euros y no poder usar la tarjeta de crédito para nada”, relata este joven de 37 años, casado y con un hijo. Y explica que todo ello sin ser consciente de tener un problema –“es normal jugar, la gente juega a la lotería, a la Once...”–, pero sí ocultando sus tejemanejes económicos y sus apuestas ajenas a la peña de amigos. “Si el Madrid jugaba a las ocho, a las siete y media buscaba una excusa para ausentarme un momento y apostar; o si estaba de tertulia, cogía el móvil y sin que me vieran apostaba; te aíslas de todo y sólo piensas en apostar, porque al principio apuestas 50 y te regalan 100, y ganas y eso engancha, y cuando has perdido tres veces quieres recuperar lo perdido, y aunque en las webs y en la publicidad te dicen que juegues con moderación, tú no lo piensas”, detalla.

Leer más: Las apuestas online son la segunda causa de tratamiento por adicción al juego

A los 13 años, muchos adolescentes españoles están ya apostando, a pesar de que es ilegal

La ‘eclosión’ es la acción súbita de brotar por parte de un ser vivo tras romper la envoltura que lo contenía. Las crías de algunos animales se libran de su huevo o capullo una vez que ha alcanzado el máximo nivel de desarrollo y están listos para nacer. En la fase de eclosión el gusano de seda rompe el capullo con objeto de segregar esa fibra natural. Del mismo modo, el polluelo rompe la cáscara del huevo incubado con el propósito de ‘buscarse la vida’ fuera de él.

Por analogía, la eclosión se refiere también a la aparición repentina e imprevista de una enfermedad, un movimiento social, cultural, político, etcétera. Un ejemplo es el Mayo francés del 68.

Los adolescentes actuales tienen una exagerada dedicación a los juegos de azar y online. Esto les predispone a incubar una ludopatía que acabará aflorando por una eclosión no natural y nunca vista hasta ahora. (Siempre se pensó que la ludopatía es una enfermedad de adultos). Los sorprendidos padres ya empiezan a alarmarse por los casos de ludopatía ‘prematura’. Y solicitan respuestas para sus preguntas:

–¿Qué es la ludopatía? ¿Por qué está llegando a los adolescentes?

La ludopatía o juego patológico es un impulso incontenible y persistente de jugar más y más, apostando dinero, a pesar de conocer sus perjudiciales consecuencias. La ‘necesidad’ de jugar y de recuperar lo perdido es tan fuerte que ocupa todo el tiempo libre y parte del tiempo familiar y laboral del jugador. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha reconocido como una enfermedad.

La ludopatía se inicia cada vez en edades más tempranas. A los 13 años muchos adolescentes españoles están ya apostando, a pesar de que es ilegal para menores de edad. Se puede hacer desde una aplicación instalada en el móvil y, por tanto, sin que nadie se entere.

La atracción que sienten los adolescentes actuales por los ídolos del deporte, unida a la publicidad, hace que las apuestas deportivas sean las preferidas. Algunas organizaciones regalan más de cien euros a los adolescentes para incitarlos a apostar por primera vez. Y es improbable que después no sigan apostando, tanto si ganan como si pierden.

–¿Los hijos que entran en internet y en las redes sociales tienen siempre el riesgo de llegar a ser ludópatas?

Leer más: La eclosión de ludópatas prematuros

Este domingo se ha clausurado el encuentro que la Federación Andaluza de Jugadores de Azar en Rehabilitación (FAJER) ha venido celebrando durante dos días en El Rompido con un éxito de organización.

A la presentación de la convivencia de FAJER asistieron la Jefa de Inserción Social de la Junta de Andalucía en Huelva, la concejala de Igualdad y Políticas Sociales del Ayuntamiento de Huelva y el diputado de Costa de la Diputación onubense.

La Psicóloga de la Asociación Onubense de Jugadores de Azar En Rehabilitación (AONUJER), Doña Dolores Gómez Noguera, abrió la Conferencia de FAGER con un tema que versó sobre la “Motivación del Familiar en el Proceso de Rehabilitación del Adicto, fue muy participativa por parte de las 230 personas asistentes al acto, ya que se ponen en practica en la Terapias de Autoayuda en las distintas Asociaciones Andaluzas perteneciente a FAJER.

También se celebró un acto para conmemorar el XXV ANIVERSARIO DE AONUJER, en el que se reconoció a Abad y Maribel Pacual su trabajo por ser los más antiguos del movimiento de Jugadores de Azar Rehabilitados en Andalucía. Así, se hizo entrega por parte del Presidente de AONUJER de una carabela y un ramo de flores.

Asimismo se hizo un recorrido de los XXV años que lleva funcionando en Huelva esta Asociación el 13 de Junio de 1991, acto segudido se le dio un recuerdo de la estatuilla de la Fe Descubridora y un ramo de flores los fundadores. Finalmente se degusto una tarta con la oblea del evento.

Durante la mañana del sábado, el psicólogo Antonio Garcia Patiño, ofreció una ponencia con el titulo “el control emocional y de impulsos”, con gran aceptación por parte de los asistentes. Seguidamente la Abogada de AONUJER, ´María Rengel Morón, impartió la conferencia “El derecho a la igualdad, una realidad”, bien aceptada por todos los asistentes y con una participacion activa por lo novedoso del Tema.

Leer más: Éxito de participación y organización en la LIV Convivencia de FAJER en El Rompido

fuente: elespañol.com
Tras sólo cuatro años de regulación es la segunda causa de tratamiento por adicción al juego.

Juan (nombre ficticio) lleva ya dos años sin jugarse ni un euro. Sus ojos, sin embargo, se ponen llorosos cuando recuerda sus peores días de adicción a las apuestas deportivas online. “Menos el trabajo, lo perdí todo”, recuerda con la voz rota. “La pareja, la familia, amigos...”. La historia que describe es la de un rápido descenso al abismo de la ludopatía. Un camino repleto de mentiras a sus allegados, créditos para costear su adicción y 50.000 euros dilapidados en la red en pocos años. “Empecé apostando en partidos del Barça y acabé metiendo dinero en la liga húngara”, reconoce avergonzado.

Juan atiende a EL ESPAÑOL en la Unidad de Juego Patológico del Hospital de Bellvitge (Barcelona). Le acompaña Susana Jiménez, psicóloga y responsable de esta unidad que se dedica a estudiar y tratar todo tipo de casos de ludopatía. “En 2005 los casos de adictos al juego online suponían el 0,5% de nuestros pacientes”, explica Jiménez en su despacho. “Ahora suponen ya el 14% de los que atendemos y es la segunda causa de tratamiento por adicción al juego en España”.

Es inevitable sentir vértigo cuando este adicto rememora sus años de apuestas. “Jugaba durante todo el día y cuando llegaba la noche también me quedaba apostando, en vez de ir a dormir con mi pareja”, detalla. Juan recuerda como, a la que llegaba el verano, se veía obligado a pedir créditos de 3.000 o 4.000 euros para poder pagarse las vacaciones. “¿Cómo iba a explicarle a mi pareja que no podíamos irnos a ningún lado con el sueldo que tengo?”, se pregunta. Más adelante llegaron las trampas financieras. “Devolvía cada mes el recibo del alquiler para tener un poco más de margen para apostar”, añade arrepentido. Después de años fingiendo consiguió mostrar a su hermana el problema que sufría y pidió ayuda. “Dejar de mentir fue el alivio más grande que he tenido”.

Desde que se reguló en junio de 2012, el juego online no ha dejado de aumentar en España hasta el punto que sólo las tragaperras le hacen sombra a la hora de crear nuevos ludópatas. Cada vez se apuesta más dinero, cada vez juega más gente y cada vez las casas de apuestas gastan más en publicidad. En junio de 2012 -primer mes con datos disponibles- se apostaron casi 272 millones en Internet. En marzo de este año fueron casi 924 los millones apostados en esta plataforma. También han aumentado exponencialmente los jugadores activos: 2015 acabó con 3.3 millones de jugadores. 2015 finalizó con casi 4,9 de apostadores activos en la red. “Durante los últimos 6 meses sólo he atendido a pacientes de juego online”, expone Francesc Pereandreu, exludópata y presidente de ACENCAS, una asociación de Barcelona de ayuda a los adictos al juego.

El dinero apostado en la red no ha dejado de aumentar
El dinero apostado en la red no ha dejado de aumentar

24 HORAS APOSTANDO

“Anonimato, accesibilidad, apuesta pequeña, poco control… el juego online tiene un potencial muy adictivo”, argumenta Juan Lamas, director de FEJAR, otra asociación de ayuda a la ludopatía. Todos los expertos consultados coinciden en señalar los riesgos que conlleva la posibilidad de poder apostar durante toda la jornada sin someterse a ningún control social. “Puedes jugar 24 horas al día, desnudo en la cama o sin moverte del sofá”, añade Francesc Pereandreu. “Te conviertes en un jugador invisible que ni siquiera juega con dinero real ya que todo va a través de la tarjeta”.

“Internet tiene unas características de inmersión, de desconexión del entorno y de falsa sensación de comodidad que le da unas características concretas”, opina Jiménez, la psicóloga del Hospital de Bellvitge. Esta profesional explica que la posibilidad de jugar continuamente también incide en el tiempo necesario para desarrollar una adicción. Si en el juego presencial se necesitan entre cinco y seis años apostando para engancharse, en el juego online basta con uno o dos. “Si comparamos un jugador presencial y uno online, durante el mismo tiempo el segundo ha contraído muchas más deudas”, narra esta psicóloga, que asegura que a su unidad le han llegado jugadores con pérdidas de hasta 200.000 euros en la red.

A pesar de los múltiples estudios y opiniones de expertos que señalan en esta dirección, desde la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) se niega que el juego online sea más peligroso. “No tenemos constancia de que esto sea así”, explica un portavoz. “Nuestros estudios indican que el jugador con problemas apuesta a varios tipos de juego a la vez”.

LA VULNERABILIDAD DE LOS MENORES

“Un mayor de edad se registra, le damos dinero, lo pone en su cuenta y jugamos por turnos”. Así muestra un grupo de chavales de cuarto de ESO lo fácil que les resulta pasarse la tarde jugando al póker online. Si bien reconocen que apuestan cantidades muy bajas -10,20 euros a la semana- a estos jóvenes se les ve realmente entusiasmados con la posibiliad de apostar dinero durante el fin de semana.

“La prevención ante los menores está muy mal diseñada”, indica Francesc Pereandreu, que asegura que otra manera que tienen los menores de burlar el límite de edad es mediante el DNI de sus padres. “Tenemos una pandemia a nivel juvenil y cada vez vienen más menores a pedir tratamiento”. Jiménez también coincide en señalar el peligro de las apuestas entre los menores y cuenta que en su unidad de Bellvitge han llegado a tratar a pacientes de tan sólo 14 años.

Pereandreu también denuncia que la regulación de tragaperras online en las que no se juega con dinero va dirigida a los menores. “Estos juegos tienen la intención de enseñar a jugar a los más jóvenes y crear futuros clientes”, detalla. En la DGOJ, no obstante, niegan esta posibilidad. “Resulta cuestionable que un juego en el que se elimina su atractivo principal -ganar dinero- esté diseñado para fidelizar clientes”, responde el portavoz.

La inversión publicitaria alcanzó su récord el pasado marzo

La inversión publicitaria alcanzó su récord el pasado marzo

EL PELIGRO DE LA PUBLICIDAD

La publicidad para el juego presencial está prohibida en España. Las casas de apuestas y de póker online, sin embargo, sí pueden hacer anuncios en nuestro país. Quienes anuncian las apuestas, además, suelen ser prescriptores con mucho éxito entre los jóvenes: el tenista Rafa Nadal y los futbolistas Cristiano Ronaldo y Neymar anuncian webs de póker. El Real Madrid ha lucido durante años una casa de apuestas deportivas en su camiseta. La lista es larga.

Leer más: La apuesta más cara de los jóvenes: la ludopatía se dispara en el juego online