Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

autor:  @mohorte

No hace demasiado tiempo los carteles publicitarios de las autovías, los alerones de los Fórmula 1 o las páginas de las revistas de tendencian publicitaban alcohol y tabaco. La progresiva marginalización de ambos productos en la esfera mediática, especialmente del segundo, provocó que, en un breve lapso de tiempo, su rastro publicitario se evaporara. Demasiado dañinos como para que una empresa privada, cualquiera que sea, le ceda espacio promocional.

Y entonces surgieron las casas de apuestas. Y la historia comenzó de nuevo.

¿Qué ha pasado? Que el gobierno italiano de la Lega y el Movimento 5 Stelle acaban de publicar el "decreto dignità", una ley de amplio calado en contra del trabajo temporal que, como colofón, prohíbe publicitar las casas de apuestas. Según Di Maio, las apuestas resultan dañinas para la "economía familiar" y apuntan hacia los "más débiles" de la sociedad. Dicho de otro modo, representan una trampa mortal para personas pobres o en riesgo de exclusión social.

¿Es importante? Importantísimo. Pese a que el juego siempre había gozado de su particular espacio en las sociedades europeas o americanas, el boom de las apuestas deportivas digitales ha provocado que el fenómeno se extienda como la peste. Es habitual toparse con equipos de gran calado, como la Juventus o el Real Madrid, publicitar sus nombres en sus camisetas. Y sus anuncios se despliegan de forma sistemática antes de cada evento deportivo (inevitables en este Mundial).

Leer más: Italia prohibe la publicidad de las casas de apuestas: el primer paso hacia su "tabaquización"

fuente: abc.es

Javier Cárdenas presenta diariamente en TVE un espacio de entrevistas en el que tienen lugar los temas más variopintos. En «Hora Punta», Cárdenas se dispone a disolver casos de todo tipo, siempre en busca de historias atractivas para el público y con su punto de morbo.

Para el primer programa de esta semana el periodista llevó a plató a Carlos Lobato para hablar de un tema de máxima actualidad y trascendencia: la adicción a los videojuegos. Y es que Lobato, que ahora colabora con la Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación, es un exadicto a los videojuegos que llegó a pasarse 48 horas seguidas frente a una pantalla.

«Los videojuegos, que son muy recomendables para algunas cosas, pueden causar mucho daño», advirtió Cárdenas, que también invitó al programa a Rubén Blasco, psicólogo experto en adicciones. La historia de Lobato dejó a todos de piedra: Carlos siempre había sido un chico sociable, aplicado en los estudios y que además iba al conservatorio. Pero todo cambió cuando sus amigos empezaron a utilizar videojuegos, y él poco a poco fue enganchándose.

Leer más: La escalofriante historia de un exadicto a los videojuegos

Además solicita eliminar la publicidad y la promoción de evntos deportivos

El PP ha propuesto que una parte de la recaudación por juego se destine como fondos para la atención de la ludopatía y sus derivaciones con diagnóstico clínico, según una proposición no de ley presentada para su debate en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas.

Según informa el grupo popular en un comunicado difundido, en la misma propuesta se pide eliminar "la publicidad y otros ganchos que provoquen la aparición de nuevos ludópatas", ante "la creciente influencia" de las casas de apuestas deportivas entre los jóvenes, ya que el 36% de los ludópatas empiezan a jugar cuando aún son menores.

Leer más: El PP propone que una parte de la recaudación del juego se destine a la atención a la ludopatía

Un exjugador semiprofesional relata su declive y posterior recuperación como adicto

Los videojuegos no son algo nocivo hasta que se descontrola su uso. He sido adicto al League of Legends (LOL), donde llegué a ser muy bueno: jugaba en equipos, en torneos donde ganaba 600 euros y subía partidas a YouTube. Pero empecé a dedicarle cada vez más tiempo y llegó un momento en el que mis días se traducían en 14 horas de juego. No comía, o lo hacía mientras jugaba. No me duchaba asiduamente y descuidé mi forma física, llegando a engordar 25 kilos por la mala dieta que llevaba. Siempre he tenido facilidad para los estudios, pero comencé a utilizar los videojuegos como moneda de cambio con mis padres: «Si me dejáis jugar, apruebo». Los manipulaba y ellos cedían. Pero cuando me mudé a un piso compartido para ir a la universidad a estudiar Ingeniería de software, todo cambió.

Leer más: Llegué a jugar 48 horas seguidas al League of Legends

Fuente: sevilla.abc.es

Lejos del glamour de los casinos que nos venden en las películas, y de esos torneos llenan horas de programación en las madrugadas televisivas, el juego del póquer muestra su cara más turbia en las numerosas partidas clandestinas que cada semana se celebran en distintos puntos de la comunidad y en las que se mueven grandes cantidades de dinero. Una realidad que supone una condena para muchas familias y contra la que tratan de luchar las autoridades en una región que siente una especial seducción por el juego ilegal.

 

Uno de los encargados de descifrar las claves de un mundo oscuro y hermético es el inspector Juan Miguel Jiménez. Investigador de la Policía Nacional adscrito a la Policía Autonómica, desde 2012 está al frente de la Sección de Juego en Málaga, una provincia que ha sido escenario de algunas de las más importantes y recientes operaciones contra esta actividad ilegal.

Leer más: El otro lado de las timbas ilegales de poker

fuente: okdiario.com

El negocio de las apuestas deportivas a través de Internet es un negocio que mueve más de 10.600 millones de euros en España y que está bajo la sombra de la sospecha después de que una plataforma de jugadores profesionales se haya unido para llevar a los tribunales a uno de los gigantes del sector, Bet365, por estafa. Los denunciantes acusan a la empresa de “limitar las cuentas” y vetar la participación de jugadores ganadores “de forma abusiva y contraria a derecho”. Los afectados se han unido en la plataforma Muebete.org para realizar una reclamación a Bet365, cuya denominación en España es “Hillside España Leisure S.A”.

La reclamación se ha presentado en la Dirección General de la Ordenación del Juego como paso previo a la correspondiente demanda judicial por las presuntas “prácticas fraudulentas llevadas a cabo por esta casa de apuestas, con el estudio pormenorizado de las cláusulas que imponen en sus contratos de adhesión”. En la reclamación, que también se ha enviado a Bet365, la plataforma acusa a la empresa de “limitar y producir cierres de cuentas de forma masiva e indiscriminada en los últimos meses, casi siempre a las cuentas que obtienen ganancias”.

Leer más: La estafa de las apuestas deportivas online: Bet365 acusada de vetar a los jugadores ganadores