Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

El uso abusivo del teléfono móvil y de los videojuegos son las problemáticas más frecuentes

Un 69,4% de las 36 personas que reciben atención en los centros de tratamiento ambulatorio andaluces por su adicción a las nuevas tecnologías tiene menos de 35 años. La consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, ha informado sobre la atención a este colectivo durante una visita al centro ambulatorio de drogodependencias y adicciones de la Asociación Nazarena de Terapia de Apoyo, Rehabilitación e Inserción Social (ANTARIS), en cuyas instalaciones se atiende a personas con problemas de adicción a las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

De las 36 personas atendidas en los 23 centros de tratamiento ambulatorio financiados por la Junta que abordan la problemática de la adicción a las nuevas tecnologías o adicción sin sustancia, 24 son varones y 12 son mujeres. Destacan el uso abusivo del teléfono móvil, seguido de los videojuegos y, en menor medida, la utilización de internet, los chats y las redes sociales. En cuanto a la edad, cinco personas son menores de edad, 20 tienen entre 18 y 35 años y los 11 restantes tienen más de 36 años.

Aproximadamente ocho de cada diez adolescentes y jóvenes en Andalucía son usuarios de ordenador y utilizan internet, y más del 65% lo hace para navegar por las redes sociales. La mayoría, casi el 73% del total, se conecta a internet principalmente desde su vivienda. Un 51,8% lo hace desde el centro de estudios.

Aunque las nuevas tecnologías tienen grandes beneficios, también pueden acarrear consecuencias negativas, como aislamiento social, obsesión y pérdida de autocontrol, que pueden dar lugar a una adicción. Para paliar esta situación, la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social ha puesto en marcha diversas acciones pioneras -al igual que hizo con el juego patológico- como la financiación durante los años 2009 y 2010 de más de 350 actividades (divulgativas, formativas y de otras formas de ocio) para prevenir el uso inadecuado de las nuevas tecnologías, en colaboración con 423 ayuntamientos andaluces.

Asimismo, la Consejería ha encargado una investigación a la Universidad de Sevilla sobre el uso de las nuevas tecnologías y los riesgos de las adicciones en la población joven. Además, el año pasado la Junta organizó el primer congreso internacional sobre adicción a las TIC en jóvenes y adolescentes. Durante los dos últimos años, más de 1.000 jóvenes han participado en talleres de seguridad en internet y uso responsable de las tecnologías, organizados por la Junta.

En 2010 hubo más de 20.800 admisiones y readmisiones a tratamiento en los centros de tratamiento ambulatorio que componen la red, de las que ocho tuvieron que ver con adicciones a las TIC. En lo que va de año son casi 13.500 las admisiones y readmisiones a tratamiento en Andalucía de todas las sustancias.